fbpx

Los alimentos además de nutrientes nos pueden aportan antígenos alimentarios, que son sustancias que provocan una activación del sistema inmunológico. Si estás sano no deben constituir ningún problema, sin embargo existen personas con problemas inmunológicos en las que estas sustancias pueden agravar la enfermedad.

Es conocida la relación que tiene el intestino con muchas enfermedades autoinmunes, como el Crohn, la colitis, la celiaquía, o incluso la artritis reumatoide. Por ello el número uno de la lista sin duda es el gluten.

El gluten:

La relación del gluten con enfermedades autoinmunes, como el Crohn, la celiaquía, tiroiditis, o la dermatitis herpetiforme (1) entre otras está bien documentada, por lo que mi recomendación es que eliminéis al menos unos meses el gluten de la dieta.

Cereales y legumbres:

En este punto mencionamos dos alimentos, ya que la comparten una causa común. En enfermedades autoinmunes al menos debe reducirse su ingesta, ya que presentan lectinas, que son unos azúcares unidos a proteínas que se adhieren a la pared intestinal, imitando a lipopolisacáridos de las paredes bacterianas, es decir nuestro cuerpo, puede creer que son bacterias y atacarlos provocando una exacerbación de la respuesta inmune.

Carne, especialmente la carne de cerdo blanco:

La carne debido a la presencia de grasas saturadas, nitiritos e incluso por el exceso de hierro se ha relacionado con la inflamación, siendo por tanto otro de los alimentos que deben limitar las personas con enfermedades autoinmunes. Por otro lado cocinar las carnes a altas temperaturas, como en parrillas o asados o en barbacoas puede además crear productos químicos peligrosos que promueven la inflamación.

Los lácteos:

Aunque la evidencia no está clara, si sabemos que contienen antígenos que presentan un mimetismo con ciertas proteínas de nuestro cuerpo, lo que se conoce como molecular mimicry, concretamente este mimetismo se presenta con el tejido articular humano, más específicamente con el colágeno (4). Por lo que aunque no hay una clara evidencia, en la práctica son muchos las personas que se benefician de eliminar los lácteos de la dieta. Se puede vivir sin ellos sin padecer déficit de calcio, de hecho todos los mamíferos excepto el hombre lo hacen, consumiendo solo leche mientras son lactantes.

 

Fuentes:

  1. Punder K, Pruimboom L. The Dietary Intake of Wheat and other Cereal Grains and Their Role in Inflammation. 2017. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3705319/2
  2. NewPK e. Intake of whole grains, refined grains, and cereal fiber measured with 7-d diet records and associations with risk factors for chronic disease. – PubMed – NCBI [Internet]. Ncbi.nlm.nih.gov. 2017 [cited 22 December 2017]. Disponible en:https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/18065595
  3. WB G. The role of meat in the expression of rheumatoid arthritis. – PubMed – NCBI [Internet]. Ncbi.nlm.nih.gov. 2017 [cited 22 December 2017]. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/11177171
  4. Pérez-Maceda B e. Antibodies to dietary antigens in rheumatoid arthritis–possible molecular mimicry mechanism. – PubMed – NCBI [Internet]. Ncbi.nlm.nih.gov. 2017 [cited 22 December 2017]. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/1723358

 

Ir a nuestro BLOG

 

A %d blogueros les gusta esto: