fbpx

¿Qué es la deshidratación?


La deshidratación es una alteración que sufre nuestro organismo como consecuencia de la pérdida excesiva de agua (diarrea, fiebre, vómitos, excesiva sudoración, etc.), la insuficiente ingesta de líquido, o ambas. Dependiendo del nivel de pérdida de agua que presente el organismo, podemos llegar a distinguir hasta tres tipos de cuadros clínicos asociados con casos de deshidratación: leves, moderados y graves.

En la mayoría de los cuadros clínicos de pacientes que presentan síntomas leves de deshidratación, una adecuada rehidratación, ingiriendo pequeñas cantidades de líquido de forma frecuente, acompañada de reposo suelen ser medidas más que suficientes para frenar los síntomas de la deshidratación.

Sin embargo, los casos moderados y graves de deshidratación pueden llegar a provocar un gran número de efectos secundarios sobre el organismo, afectando al adecuado funcionamiento de diferentes órganos del cuerpo y llegando, incluso, a provocar la muerte, en casos muy extremos. Por ello, conviene estar alerta y adoptar todas aquellas medidas que ayuden a prevenir la deshidratación, especialmente, con los colectivos más vulnerables, como son lactantes, niños, embarazadas, personas mayores y algunos enfermos crónicos, los cuales, requieren de mayores cuidados y atención.

Síntomas de la deshidratación:


Las señales de una mala hidratación son diversas y, en ocasiones, si no se presta la suficiente atención, pueden llegar a pasar inadvertidas o asociarse con síntomas que aparentemente no guardan relación con el hecho de beber poca agua. Por ello, es importante conocer tanto los síntomas (manifestaciones subjetivas que solo percibe el enfermo o paciente), como los signos (manifestaciones objetivas que son percibidas tanto por el enfermo, como por un observador externo, por ejemplo, personal médico o asistencial) de la deshidratación.

Síntomas y signos deshidratación leve:

 

  • Sed (en algunos casos, como en personas mayores, la deshidratación puede cursar sin sensación de sed).
  • Boca seca.
  • Fatiga o debilidad.
  • Irritabilidad.
  • Mareo.
  • Dolor de cabeza.
  • Disminución en la producción de sudor.
  • Orina de color oscuro y disminución de la micción.
  • Estreñimiento.
  • Náuseas y vómitos.

 

Síntomas y signos deshidratación moderada/ grave:

  • Desorientación o confusión.
  • Pulso rápido y débil, en ocasiones, impalpable.
  • Respiración rápida.
  • Fiebre.
  • Pérdida total del conocimiento.
  • Ojos hundidos.
  • Convulsiones.
  • Falta de micción durante más de 8 horas.
  • Incapacidad para sudar y producir lágrimas.
  • Sequedad en la piel.

 

Medidas para prevenir la deshidratación


Ahora que ya sabes cuáles son los signos y síntomas de la deshidratación, en sus diferentes fases, queremos darte algunos tips o consejos muy sencillos que puedes adoptar, tanto dentro como fuera de casa, para prevenir la deshidratación y disfrutar al 100 por cien del verano.

  1. Hidratación constante, aunque no tengas sensación de sed. (Hidrátate con agua alcalina Alkanatur)
  2. Evita salir a la calle y practicar ejercicio durante las horas más calurosas del día.
  3. Protegerse del sol.
  4. Consumir bebidas carbohidratadas que permiten aumentar los niveles de hidratación corporal de forma rápida.
  5. Evitar el consumo de bebidas alcohólicas, con azúcar y cafeína.
  6. Comer alimentos con alto contenido en agua como el pepino (97% agua), lechuga (97% agua), calabaza (95% agua), sandía o fresas (92% agua), melón (90% agua) y piña (85% agua). 

Recuerda que puedes evitar la deshidratación son un sencillo gesto, el de beber 2 litros de agua al día. De esta forma, no solo contribuirás a mantenerte hidratado, sino que también disfrutarás de importantes beneficios en tu organismo como prevenir infecciones de orina, combatir el estreñimiento, retrasar el envejecimiento de la piel o contribuir al adecuado funcionamiento de los riñones.

A %d blogueros les gusta esto: