El té verde se elabora con las hojas de la planta Camellia sinensisy, a diferencia del té negro, éste es mucho más saludable y recomendable que el anterior.

Las hojas del té verde se recogen cuando todavía están frescas, (esta es la principal diferencia respecto al té negro y por ello contiene la mitad de cafeína que el té negro) después se secan y trituran para ser comercializados en forma de infusión. Es una bebida que se ha utilizado para favorecer la salud durante cinco mil años y sigue presente hoy en día haciendo gala de su buena fama.

Aunque el té contiene teína, que es la misma molécula que la cafeína, el té verde ejerce un impacto menor en el equilibrio del pH tras ingerirlo. Esto sucede porque la cantidad de cafeína es menor que en el café y además la absorción de la cafeína del té es mucho más lenta porque contiene el doble de polifenoles.

El té contiene además, unas substancias muy antioxidantes conocidas como catequinas, que son objeto de numerosos estudios y ejercen un muy favorable efecto en nuestra salud. Estudios demuestran también, que esta substancia supera el poder antioxidante de la vitamina E y la vitamina C por 20 y 100 veces respectivamente.

Por ello considero el té verde uno de los alimentos acidificantes saludables y recomendables para incluir en nuestra dieta dentro del 20% (proporción 80%-20%).

BUENAS RAZONES PARA SUSTITUIR EL CAFÉ MAÑANERO POR EL TÉ

Aunque el té contiene teína o cafeína, la cantidad que nos aporta una taza, supone la octava parte respecto a los mismos mililitros de café. El desequilibrio que ejerce en nuestro pH es mucho más sutil que en el caso del café.

Si echamos un vistazo a la cultura asiática, observaremos que Japón es uno de los países cuya población presenta una de las más altas tasas de longevidad. Hecho que coincide con elevado consumo de té verde, entorno al cual se realiza toda una ceremonia o ritual que forma parte de su más arraigada cultura.

Diveros estudios destacan sus innumerables efectos positivos en nuestra salud, desde su poder antiinflamatorio hasta su efecto regulador del colesterol.

A %d blogueros les gusta esto: