La respuesta es sí. Para empezar sabemos que lo más efectivo que podemos hacer para alargar nuestra vida, es la restricción proteica y más concretamente la restricción de un aminoácido en concreto como es la metionina, un aminoácido azufrado, por lo que para comenzar este post, lo primero que me gustaría aclarar es que no debemos abusar de ninguna proteína, ni animal ni vegetal, sin embargo existen estudios epimediológicos que demuestran que la proteína vegetal, es más beneficiosa para el mantenimiento de la salud que la animal, ayudando en diversas enfermedades como por ejemplo la diabetes .

Proteína animal o vegetal

Entre la proteína animal y vegetal existe una diferencia, es comunmente dicho que la proteína animal es una proteína de alto valor biológico, una proteína completa. Aunque no estoy tan de acuerdo con esta afirmación sobre la calidad. Es cierto que los animales presentan una proteína más completa, es decir con más aminoácidos que los vegetales, en los que en muchas ocasiones para obtener todos los aminoácidos necesitamos mezclarlos, por ejemplo se dice que hay que mezclar legumbres con cereales, para obtener una proteína completa.

Bien, pues esto no es del todo cierto, hoy sabemos que poseemos una reserva de proteínas el pool de aminoácidos. Este pool de aminoácidos, está constituido por los aminoácidos libres en los diferentes líquidos corporales como el intersticial, el plasma y la linfa, entre otros. La cantidad y concentración de cada uno de los aminoácidos del pool es biológicamente constante, ya que sus variaciones se producen dentro de límites más o menos estrechos.

La constancia del pool refleja un equilibrio dinámico entre los procesos que le aportan y le sustraen aminoácidos. Es decir los aminoácidos introducidos de forma exógena por la dieta, se mezclan con los aminoácidos procedentes de la degradación de proteínas internas o con los sintetizados de novo, que están circulando en esa piscina (pool de aminoácidos) que circula por nuestros fluidos y a los cuáles las células recurren cuando van a sintetizar nuevas proteínas.  podemos concluir entonces que no necesitamos mezclar distintos alimentos proteicos de origen vegetal en una misma comida, eso es una afirmación del siglo pasado.

“Si es cierto que la concentración de proteínas que podemos ingerir al consumir una ración de carne no es la misma que la que podemos consumir al consumir una ración de legumbres, a pesar de presentar en ambos casos una misma concentración, es decir unos 20 gramos de proteína por cada 100 gramos de alimentos. Sin embargo es más fácil consumir 100 gramos de carne que 100 gramos de legumbres de una vez.”

 Si tenemos en consideración la afirmación de que la restricción de metionina resulta de gran valor en lo que se refiere a aumentar la longevidad y si repasamos los alimentos más ricos en metionina, veremos que son la carne de vacuno, la de cerdo, el atún, el queso, la pechuga de pollo . Todos ellos superan más del 100% del valor diario recomendado (VDR), todos ellos de procedencia animal.

Por otro lado tenemos a las judías blancas que presentan el 20% del VDR, y la soja que presenta el 73% del VDR. Son los huevos la proteína animal que presenta menos cantidad de metionina, presentando un 54% del VDR y dentro del mundo vegetal destacar a las nueces de Brasil como el alimento que mayor contenido presenta, 154% del VDR, seguido de la soja y las judías blancas. Por tanto si queremos comer de un modo que nos permita alargar la vida, es sin duda la restricción de proteína animal lo que de momento más ha demostrado que puede ayudarnos.

Micro y macro nutrientes

Mientras los vegetales vienen acompañados de otros nutrientes como fibra, más agua, micronutrientes, la carne presenta una mayor concentración de macronutrientes, como proteínas y grasas especialmente grasa saturada, con excepción del pescado azul. Sin embargo son los micronutrientes los que determinarán la mayor calidad de la dieta, la mayoría de nosotros estamos sobre-alimentados pero desnutridos, es decir comemos suficiente cantidad de energía a través de los macronutrientes, carbohidratos, grasas y proteínas, sin embargo estamos desnutridos porque no consumimos suficientes micronutrientes: vitaminas, minerales y muchos fitoquímicos de gran interés nutricional, todos ellos abundantes en los alimentos de origen vegetal.

Es cierto que la proteína animal nos aportará mayor cantidad de proteínas aportando menos calorías, ya que para obtener 20 gramos de proteínas de procedencia aninal, obtendremos una media de 200 Kcal, sin embargo para obtener 20 gramos de proteínas vegetales consumiremos entre 300 y 700 Kcal. La verdad esque no necesitamos tantas kilocalorías ni tantas proteínas como nos hacen creer, la restricción calórica también aporta muy buenos resultados en cuánto a la longevidad se refiere, y cada vez se bajan más las recomendaciones de proteínas para adultos con una actividad normal, antes situadas en 1,2 gramos por kilo de peso corporal y actualmente situadas en 0,8 g por kilo de peso corporal. En dietas deportivas se puede subir un poco esta recomendación.

Ir a nuestro BLOG

A %d blogueros les gusta esto: