fbpx

Hoy en día, la mayoría de alimentos que consumimos dejan residuos ácidos en nuestro cuerpo. Al igual que el efecto de la lluvia ácida sobre un bosque, los desequilibrados niveles de pH con el tiempo causan muchos problemas de salud.

Estas son algunas de las primeras señales de exceso de ácido en el cuerpo:

  • Fatiga y migraña matutina.
  • Dificultad para concentrarse y memorizar.
  • Irritabilidad.
  • Piel demasiado grasa al despertar, sudoración por un esfuerzo leve.
  • Mal aliento y lengua blanquecina por la mañana.
  • Indigestión. Despertar varias veces durante la noche.
  • Dolores en el cuerpo, rigidez muscular .

 Cómo recuperar el balance del pH ?

El cumplimiento de una dieta equilibrada puede ayudar. Si los niveles son demasiado ácidos, aumentar la cantidad de frutas y verduras que comemos. Beber 2-3 vasos de agua alcalina al día. El agua alcalina ayuda a deshacerse mucho más deprisa de los desechos ácidos acumulados y entre otras cosas en cuestión de pocos meses ayuda a recuperar el peso sano. Si los niveles son demasiado alcalinos lógicamente aumentar los alimentos ácidos. La idea es lograr un balance.

Los alimentos ácidos y alcalinos:

Los alimentos pueden ser clasificados como ácidos o alcalinos. Los alcalinos son sales solubles y los ácidos son agentes corrosivos que son difíciles de combinar con otras sustancias. Una dieta equilibrada debe contener 40 % de alimentos ácidos y 60 % alimentos alcalinos. He aquí una breve lista de los alimentos ácidos y alcalinos:

Alimentos muy alcalinos

Plátanos, dátiles, higos, ciruelas pasas, frutos secos, almendras crudas, aguacates, judías verdes, remolacha, arándanos, zanahorias, uvas, granadas, ciruelas, frambuesas, espinacas.

Grasas neutrales

Aceite de oliva, de almendras, de aguacate, de coco, de semilla de algodón, de cártamo, de soja, de girasol, de nueces.

Alimentos alcalinos

Alfalfa, manzana, albaricoque fresco, alcachofa, brócoli, coles de Bruselas y col normal, el melón, coliflor, apio, cerezas, castañas crudas, leche de coco, maíz dulce fresco, pepino, berenjena, ajo, jengibre, grosella, pomelo, rábano picante crudo, puerros , los limones y su corteza, lechuga, mango, sandía.

Alimentos muy ácidos

El alcohol, la raíz de la alcachofa, la cebada, el pan, el trigo sarraceno, el café, los cereales, las natillas, los medicamentos, todo tipo de harinas, el jengibre seco, la miel, las lentejas secas, el mijo, la avena, los cacahuetes, el arroz, el centeno, el pan de soja, el sorgo, los fideos y otras pastas, caña de azúcar, remolacha cruda, el tabaco, la nuez moscada, el trigo, la carne, el pescado, el pollo.

Alimentos ácidos

Espárragos, judías secas, anacardos, cocos secos, jugo de arándano concentrado, yema de huevo, jaleas y conservas, edulcorantes, mermeladas endulzadas, uvas dulces, productos lácteos pasteurizados, guisantes secos, el tofu, castañas hervidas.

Grasas ácidas

Mantequilla, nata, margarina, manteca de cerdo.

Mantener el equilibrio

Todos los alimentos naturales contienen elementos generadores tanto ácidos como alcalinos. En algunos predominan los generadores de ácidos y en otros los de álcalis. Hay una condición llamada alcalosis. Puede ocurrir cuando los líquidos corporales se vuelven demasiado alcalinos ( pH > 7,45 ). Los síntomas clínicos de la alcalosis incluyen espasmos musculares, diarrea, calambres, falta de suministro de sangre al cerebro, mareos, euforia, palidez, confusión, disminución de la capacidad mental, habla incoherente, temblores.

Por otro lado, los niveles altos de acidez también tienen sus variaciones, incluyendo una condición llamada acidosis. Entre otros síntomas, la acidosis metabólica puede conducir a la pérdida de calcio. En un estudio realizado en 2006, investigadores en Suecia encontraron que el exceso de ácido en el cuerpo también puede causar pérdida de magnesio renal. A su vez podría conducir a una escasez de magnesio (Mg), causando condiciones tales como migrañas, osteopenia, osteoporosis y otros males.

  1. Las hortalizas de raíz. Gracias a su naturaleza yang curativa estos alimentos tienen un rol importante en la medicina tradicional china y son más ricos en minerales que muchas otras verduras. Son rábanos, especialmente negro, rojo o blanco, remolacha, zanahoria, turneps, rábano picante y colinabo. Listos para comer después 15-20 minutos al vapor, las raíces ayudan a saciar el hambre y sentirnos mejor fundamentados.
  2. Las verduras crucíferas. Estos son los vegetales que todos conocemos y apreciamos, aún más deliciosos con sólo una pequeña cantidad de pesto casero saludable. Son por ejemplo el brócoli, la col, la coliflor o las coles de Bruselas.
  3. Las hortalizas de hoja. Estos incluyen la col rizada, las hojas de nabo y la espinaca , que es quizá la mejor opción. Es conocida por su alto contenido de vitamina K y ácido fólico. La espinaca está llena de vitaminas, minerales, fitoquímicos, antioxidantes y fibra, que ayudan a mejorar la digestión y la vista.
  4. Ajo. El ajo es un alimento verdaderamente milagroso que aparece en la parte superior de las innumerables listas de alimentos que promueven la salud general, aquí no vamos a hacer una excepción. Otras cualidades son su capacidad para promover la salud cardiovascular e inmune mediante la reducción de la presión arterial o la limpieza del hígado. Recientes estudios han demostrado que aun más se acentúan estas cualidades cuando el ajo ha brotado. Así que no tiréis la ramita verde que asoma del diente.
  5. Pimienta de Cayena. Como parte de una familia de poderosos pimientos tropicales que contienen enzimas necesarias para la función endocrina, la pimienta de cayena es uno de los alimentos que más alcalinizan. Es famosa por sus propiedades antibacterianas y es una rica fuente de vitamina A por lo que es una herramienta útil en la lucha contra los radicales libres dañinos que llevan al estrés y la enfermedad.

6 . Limones. Los limones quizá sean el alimento más alcalinizante. Como un desinfectante natural pueden curar las heridas mientras proporcionan un alivio eficaz e inmediato a la hiperacidez o los estados virales, así como la tos, los resfriados, la gripe o la acidez estomacal. El limón también ayuda a energizar el hígado y promover la desintoxicación.

Por lo tanto no será mala idea pensar en lo que vamos a poner en el plato en la próxima comida. Sólo la aplicación del consejo maternal ancestral “cómete la verdura” puede ser un primer paso para lograr una buena salud.

Ir a nuestro BLOG

 

A %d blogueros les gusta esto: